«Dena ez da zilegi elkartasunaren eta asmo onen izenean»

Ana Martin AransayAna Martín Aransayk eskarmentu handia du Afrikan kooperante-lanetan. Azken urteotan Beninen, Konakryn eta Kongoko Errepublika Demokratikoan aritu da, Africanista Manuel Iradier eta Farmamundi erakundeen jardunaren baitan. Gaur egun Ruandan bizi da, Arabako eta Bizkaiko medicusmundi erakundearen atzerriratu gisa. Kooperantearen Egunean, berarekin aritu gara lankidetzari eta garapenari buruz zer uste duen jakiteko.

  • Zerk eraman zintuen lankidetzaren alorrera?

Ez dakit nola azaldu, imajinatzen dut gizarte-alorreko lanerako bokazioa dudala eta ikasketak ere ildo horretarantz bideratu nituen; gero, atzerrian esperientzia batzuk izan ondoren, lanean hasi eta profesionalki horretan aritzeko aukera izan nuen.

Garapenerako lankidetza tresna erabilgarria izan daitekeelakoan nago, alde batetik ahalduntze-prozesuak bultzatzeko eta, beste alde batetik, pertsonen bizi-kalitatea hobetu eta elkarrekiko ezagutza eta errespetua ahalbidetuko duten prozesuak bultzatzeko.

  • Zer da zure ustez elkartasuna? Nola definituko zenuke?

«Elkartasuna» hitza gehiegi erabiltzen da eta ez dakit oso ondo zer esan nahi duen. Berdin erabiltzen dute kafe-marka bat sustatzeko edo dirua biltzeko jaialdi bat antolatzeko. Nire ustez, lankidetza-proiektu eta -ekintzak ez dira elkartasunean oinarritzen. Badugu esaterik osasun- eta hezkuntza-zerbitzuak elkartasunean oinarritzen direla? Nire iritzian, ekimen horiek harago jo behar dute, eta «elkartasuna» terminoa gainditu. Bestelakoa da kontua: justizia soziala, emakume eta gizonen arteko aukera-berdintasuna, eta gainerako pertsonen ongizatearen edota etorkizuneko belaunaldien bizkarretan oinarrituko ez den giza garapen iraunkorra sustatzea.

Beste alde batetik, ez dut uste lankidetzaren alorrean ari garenok gainerakoak baino solidarioagoak garenik, azken batean esparru jakin bateko profesionalak gara eta. Egiten den lanaren kalitatea baloratzea da kontua: badira lankidetzako ekintza «solidarioak», garatzen diren lekuetan inpaktu negatiboa dutenak baina, solidarioak direnez, erantzukizunik eskatzen ez zaienak. Hori txarto dago; nire ustez, lankidetzako ekimenak ikuspegi kritikoz aztertu behar ditugu; dena ez da zilegi elkartasunaren eta asmo onen izenean. Sigue leyendo

Anuncios

“En nombre de la solidaridad y de las buenas intenciones no todo vale”

Ana Martin Aransay

Ana Martín Aransay cuenta con una amplia experiencia como cooperante en África. En los últimos años ha trabajado en Benín, Guinea Conakry y República Democrática del Congo, dentro de la Africanista Manuel Iradier y Farmamundi. En la actualidad reside en Ruanda como expatriada de medicusmundi Araba y medicusmundi Bizkaia. En el Día del Cooperante, charlamos con ella para que nos aporte su punto de vista sobre la cooperación y el desarrollo.

  • ¿Qué te llevó a trabajar en el mundo de la cooperación?

No lo sabría explicar, supongo que tengo cierta vocación por el trabajo en el ámbito social y orienté mis estudios en este sentido; luego, tras varias experiencias en el extranjero, tuve la oportunidad de trabajar y dedicarme profesionalmente a ello.

Creo que la cooperación al desarrollo es una herramienta más que puede ser útil para promover procesos de empoderamiento y acompañar procesos que mejoran la calidad de vida de las personas y que puede permitir también facilitar el conocimiento mutuo y el respeto.

  • ¿Qué es para ti la solidaridad? ¿Cómo la definirías?

La palabra “solidaridad” está tan manida que no sé muy bien qué significa. Lo mismo se utiliza para promocionar café que para hacer una fiesta de recaudación de fondos. En mi opinión, los proyectos y acciones de cooperación no se fundamentan en la solidaridad ¿Acaso podríamos decir que los servicios de salud y educación se basan en la solidaridad? Yo personalmente creo que estas iniciativas deben ir más allá y superar el término “solidaridad”, se trata de justicia social, de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, de promover un desarrollo humano sostenible que no se dé a costa del bienestar de otras personas o incluso de las generaciones futuras.

Por otra parte, no creo que las personas que trabajemos en el mundo de la cooperación seamos más solidarias que las que no, dado que somos profesionales de un ámbito concreto. La cuestión sería valorar la calidad del trabajo que se realiza: hay acciones “solidarias” de cooperación que tienen impactos negativos allá donde se desarrollan, pero, como son solidarias, no hay consecuencias. Esto está mal, en mi opinión, deberíamos mirar las iniciativas de cooperación con un enfoque crítico dado que en nombre de la solidaridad y de las buenas intenciones no todo vale.

  • ¿Qué papel juega la cooperación hoy en Ruanda?

Como ya he dicho anteriormente, la cooperación es una herramienta más, dentro de las diferentes estrategias y actores que promueven el desarrollo en Ruanda. Pero hay algo muy característico de Ruanda y es que las acciones de cooperación se realizan en estrecha coordinación con la administración pública y ésta lleva un registro riguroso de los actores internacionales, facilita la implicación de organizaciones locales y su coordinación.

Personalmente creo que también hay un lado negativo de la cooperación y es que todavía hay acciones que, por un lado, se perciben como un aporte de una sola parte -quién da y quién recibe- y por otro, se dirigen a intervenir en necesidades fijadas por el financiador y no por la población sujeto. Eso se traduce en paternalismo y relaciones de desigualdad entre las personas. Pero afortunadamente, cada vez hay más acciones que huyen de este tipo de “cooperación” y se orientan a un trabajo de calidad y en colaboración.

  • En la actualidad trabajas con varias cooperativas de mujeres. ¿Que supone trabajar específicamente con ellas?

Los tres pilares fundamentales del trabajo de las cooperativas de mujeres son, por un lado, la puesta en valor y el refuerzo de las capacidades internas de las personas miembro, por otro, la realización de actividades que generan ingresos y promueven su empoderamiento económico y finalmente, la apuesta por que las mujeres sean agentes de transformación social dentro de las comunidades.

Pero la apuesta principal es la continuidad de las acciones, -las cooperativas y mm llevan trabajando más de 10 años- y la convicción de que hay que facilitar procesos en los que las personas sean las protagonistas. Sigue leyendo

Obsolescencia humanitaria

19 de agosto, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

“Trabajar con los refugiados es tocar el fracaso del mundo en toda su crudeza”, palabras de Jaime Moreno – Servicio Jesuita compartidas por Pau Vidal – Servicio Jesuita para este artículo.

El 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para rendir tributo a mujeres y hombres que arriesgan sus vidas llevando ayuda humanitaria a otras personas, así como para apoyar a las personas afectadas por las crisis en todo el mundo. Millones de personas afectadas por los conflictos armados se ven obligadas a dejar sus hogares y a luchar cada día para encontrar comida, agua y refugio seguro; menores, niños y niñas, reclutados y utilizados para luchar; mujeres esclavizadas, abusadas y humilladas. La lista de la ignominia humana es mucho mayor. La otra cara de la moneda es la de la figura del personal humanitario, mujeres y hombres que son objeto de amenazas y se les impide llevar ayuda y asistencia a la población civil atrapada en un conflicto y que debe ser protegida.

En los últimos años estamos llegando a un triste récord en el número de personas desplazadas, refugiadas y víctimas mortales de los conflictos y con ello en las necesidades humanitarias que hay que cubrir. Triste récord en lo que parece una carrera por el insulto a la vida humana y donde lograr el primer lugar consiste solo en superar al conflicto anterior: desde la mediática Guerra de Biafra de 1967 con dos millones de población muerta y con la inanición de niños y niñas como deleznable icono de la época, hasta la silenciada guerra mundial africana que desde 1998 ha dejado a más de 6 millones de población congoleña asesinada en continuas masacres de los países vecinos por intereses puramente económicos (de ahí el silencio cómplice de la comunidad internacional).

Sigue leyendo

Zaharkitze humanitarioa

 

Abuztuaren 19a, Laguntza Humanitarioaren Mundu Eguna

 

 “Errefuxiatuekin lan egitea munduaren porrota bere gordintasunean ukitzea da”, Pau Vidalek (Zerbitzu Jesuita) artikulu honetan partekatu dituen Jaime Morenoren (Zerbitzu Jesuita) hitzak.

Abuztuaren 19an Laguntza Humanitarioaren Mundu Eguna ospatzen da, beste pertsona batzuei laguntza humanitarioa emateko helburuarekin, beren bizitzak arriskuan jartzen dituzten gizon eta emakume guztiak omentzeko, eta krisiek mundu osoan zehar eragindako pertsonei laguntzeko. Gatazka armatuek kaltetutako milioika pertsona (beren etxeak utzi eta borroka egin behar izaten dute egunero, janaria, ura eta babesleku seguru bat aurkitzeko); adingabeak, mutilak zein neskak, errekrutatuta eta borrokarako erabiliak; esklabo bihurtutako emakumeak, abusuen eta irainen xede. Giza ignominiaren zerrenda askoz luzeagoa da. Txanponak badu beste aurpegi bat, langile humanitarioarena; gizon-emakume horiek mehatxuak jasaten dituzte, eta gatazketan murgilduta dauden eta babesa behar duten herritar zibilei laguntzea galarazten zaie.

Azken urteetan, gatazkek eragindako pertsona desplazatuen, errefuxiatuen eta hilen errekor triste batera iritsi gara, baita estali beharreko premia humanitarioei dagokienez ere. Errekor triste horrek giza bizitzaren kontrako irainen lasterketa bat dirudi, eta lehen postua lortzeak aurreko gatazka gainditzea baino ez du helburu: 1967ko Biafrako Gerra mediatikotik hasi ─bi milioi pertsonaren heriotza eta haurren gosetea garai hartako ikono arbuiagarri bihurtu ziren─ eta isilpean utzi den Afrikako mundu-gerrara arte ─1998tik, Kongon 6 milioi pertsona baino gehiago hil dira inguruko herrialdeen etengabeko sarraskien ondorioz, interes ekonomikoengatik soilik. Hori, hain zuzen ere, nazioarteko komunitatearen isiltasun konplizearekin gertatu da─.

NBEren datuen arabera, 2018. urte honetarako 22.500 milioi dolarreko zifra errekorra (beste behin ere) behar izango dela kalkulatu da, eta, diru horrekin, 91 milioi pertsonari laguntzea espero da. Helburu hori beteta ere ─inoiz gertatu ez den arren─, 45 milioi pertsona geratuko lirateke laguntzarik gabe, Nazio Batuen arabera, 136 milioi pertsonak behar baitute laguntza, guztira, 26 herrialdetan. NBEk 2017an eskatutako 23.500 milioi dolarretatik % 57,6 bakarrik jaso zuen. Diru kontua baino ez bada, kontuan hartuta gure herri globaleko giza espezieari horrenbeste lagunduko diola, zergatik ez zaie aurre egiten krisien arrazoi endemikoei? Erantzuna matematikoa da, ez intuitiboa: batzuek diru gehiago irabazten dute krisiak iraunaraziz.

Sigue leyendo

Kooperativa: Apustu bat Afrikarentzat

KOOPERATIBEN NAZIOARTEKO EGUNA

1992ko abenduaren 16an, Nazio Batuen Batzar Nagusiak uztaileko lehen larunbata Kooperatiben Nazioarteko Egun izendatu zuen. Harrez gero ospatzen dugu egun hori. Munduaren errealitateari erreparatuta (gero eta desberdintasun handiagoak, migrazio-krisi larriak, klima-aldaketaren ageriko eragina…), gero eta beharrezkoagoa da ordezko beste aukera batzuen alde egitea, beste mundu bat, beste ekonomia bat eta gauzak egiteko eta harremanetarako beste modu bat  egon daitezkeela erakusteko.

KOOPERATIBEN FENOMENOA

Kooperatiba ez da bazterreko fenomeno bat. Munduan 1.200 milioi lagun baino gehiago (sei biztanletik bat) dira kooperatibaren bateko bazkideak; guztira 2,6 milioi kooperatiba daude.

Kooperatibek hazkunde ekonomiko jasangarria eta kalitateko enplegu egonkorra sustatzen dituzte. Munduan 280 milioi lagunek, enplegatu guztien % 10ek, lan egiten dute kooperatibaren batean.

Afrikan 85.000 kooperatiba baino gehiago daude martxan, eta 19 milioi herritarrek lan egiten dute horietan.

Baina kopuruak alde batera utzita, eredu kooperatiboak oinarrian dituen balio eta printzipio etikoek lehentasuna ematen diete pertsonen premia eta itxaropenei, irabazia maximizatzeko helburu soilaren aurretik. Kooperatibek autolaguntza eta ahalduntzea, komunitateetan berrinbertitzea eta pertsonen eta bizi garen munduaren ongizatea bilatzen dute, eta hazkunde iraunkorraren, gizarte-garapenaren eta ingurumenarekiko arduraren gaineko epe luzerako ikuspegia dute.

Sigue leyendo

La cooperativa, una apuesta para África

DIA INTERNACIONAL DE LAS COOPERATIVAS

El 16 de diciembre de 1992, la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el  Día Internacional de las Cooperativas a celebrarse el primer sábado de julio. Desde entonces celebramos este día. Viendo la realidad de este mundo con una creciente desigualdad, graves crisis migratorias y evidentes efectos por el cambio climático, es cada vez más pertinente la apuesta por impulsar alternativas que muestren que otra economía, otras formas de hacer y relacionarse y otro mundo es posible.

EL FENOMENO COOPERATIVO

La cooperativa no es un fenómeno marginal. Más de 1200 millones de personas, lo que equivale a uno de cada seis habitantes del planeta, son miembros de alguna cooperativa, de las más de 2,6 millones de cooperativas que existen.

Las cooperativas contribuyen al crecimiento económico sostenible y al empleo de calidad y estable, dando trabajo a 280 millones de personas en todo el mundo, en otras palabras, al 10 % de la población mundial con empleo.

En África, 19 millones de personas son miembros de laguna de las más de 85.000 cooperativas en marcha.

Pero más allá de estas cifras, el modelo cooperativo se basa en valores y principios éticos que dan prioridad a las necesidades y aspiraciones de sus miembros por delante del puro y simple objetivo de maximizar el beneficio. A través de la autoayuda y del empoderamiento, reinvirtiendo en sus comunidades y preocupándose por el bienestar de las personas y del mundo en el que vivimos, las cooperativas adoptan una visión a largo plazo sobre el crecimiento económico sostenible, el desarrollo social y la responsabilidad medioambiental.

Sigue leyendo

Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos

 

En Junio de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 19 de junio como “Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos” (VSC), con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de ponerle fin, honrar a las víctimas y las/os supervivientes, y rendir homenaje a quienes han dedicado su existencia a la lucha para erradicar estos delitos y han perdido la vida en ello. La fecha fue elegida para conmemorar la adopción de la resolución 1820 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 19 de junio de 2008, que fue la primera disposición en la que se reconoció la violencia sexual como táctica de guerra y se identificó a ésta como un impedimento para la consolidación de la paz[1].

En diciembre de 2010 la resolución 1960, entre otras cosas, estableció la definición de “VSC” como incidentes o pautas tales como la violación, la esclavitud sexual, la prostitución, embarazos y esterilización forzados o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable que se cometa contra las mujeres, los hombres o los niños, en situaciones de conflicto o posteriores a estos, o en otras situaciones motivo de preocupación (por ejemplo, durante un enfrentamiento político), y que guardan una relación directa o indirecta con el propio conflicto o enfrentamiento político (una relación temporal, geográfica o causal)[2]. En este documento también se establecieron unas disposiciones estandarizadas de supervisión, análisis y presentación de informes sobre la VSC[3].

“Stop Rape Now” (stoprapenow.org) es la Iniciativa de las Naciones Unidas contra la VSC, una red de 13 entidades de las Naciones Unidas cuyo objeto es poner fin a dicha lacra[4], 3.

La violencia sexual es considerada como arma de guerra en el momento en que los autores van más allá de lo que es el acto de la violencia por placer sexual y buscan otro objetivo mucho más destructivo: es una manera de imponer la autoridad, humillar, aterrorizar, reducir, aniquilar y vencer a toda una comunidad, etnia o pueblo.

La VSC se ceba especialmente con mujeres y niñas. En palabras de la periodista y activista congoleña Caddy Adzuba[i] -Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014-, “el cuerpo de la mujer se ha convertido en un campo de batalla, es un arma de destrucción masiva”.

Así, en ocasiones, los perpetradores de VSC, por una parte destruyen la capacidad de engendrar una nueva vida (introducen objetos en la vagina de la mujer con el fin de destruir su aparato genital, para dejarlas vivas pero estériles) y la psicología de la víctima. Y por otro lado, humillan a la etnia o grupo cultural al que están enfrentados ya sea por asegurarse la imposibilidad de su perpetuidad (al dejar estériles a sus mujeres), o por efecto contrario, con la imposición de embarazos no deseados en el caso de que no se haya producido la destrucción total de la vagina. La violación es usada como arma para aterrorizar y desmoralizar a la población o a las comunidades sospechosas de grupos rivales. También es percibida como una “retribución suplementaria” por los grupos armados. Se dan violaciones colectivas y muchas mujeres han sido abusadas varias veces. Estas aberraciones son a veces cometidas en público en presencia de familiares cercanos, incluidos/as niños/as, e incluso obligando igualmente a hacer partícipes del acto a los hombres de la familia; el negarse a ello conlleva tortura y ejecución. Algunas mujeres son secuestradas y retenidas para servir de esclavas sexuales.

El estigma y el silencio son partes integrales y aliadas de la lógica de la VSC, con graves consecuencias psicológicas, sociales y médicas para las supervivientes y también para la comunidad en su conjunto[5]. Las víctimas tienen pocas posibilidades de conseguir justicia o reparación por aquello que han sufrido, debido a la impunidad generalizada, la corrupción y al disfuncionamiento del sistema judicial de los países donde ocurren estos hechos.

La violencia sexual ha sido documentada a lo largo de la historia en un gran número de enfrentamientos armados y de localizaciones geográficas. En lo que a África subsahariana se refiere, en las dos últimas décadas y con Ruanda como caso más conocido y clave en el reconocimiento global de este fenómeno, la violencia sexual ha estado presente también en gran parte de contiendas como las de Burundi, Chad, Costa de Marfil, República Centroafricana (RCA), República Democrática del Congo (RDC), República del Congo, Etiopía, Liberia, Malí, Nigeria, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Uganda5. El de la RDC es un caso especialmente representativo, donde un promedio de 48 mujeres y niñas son violadas cada hora (alrededor de 1.152 cada día), y en la región de Kivu Norte -escenario de múltiples combates- aproximadamente 67 de cada 1.000 mujeres han sido violadas “al menos” una vez[6].

Desde el GPA nos sumamos a la denuncia de estas prácticas y a la exigencia de su fin. Instamos a la comunidad internacional para que haga efectivos los mecanismos de documentación e investigación de los casos de VSC, y de encausamiento, juicio y castigo para sus responsables.

mapa 1Fuentes: https://elordenmundial.com/2016/02/03/la-violencia-sexual-un-problema-de-guerra-y-paz/; https://www.huffingtonpost.com/2013/03/26/sexual-violence-in-conflict-index-2013_n_2956085.html?guccounter=1

mapa 2

 

Fuentes: https://elordenmundial.com/2016/02/03/la-violencia-sexual-un-problema-de-guerra-y-paz/; http://www.acleddata.com/wp-content/uploads/2015/03/ACLED-Conflict-Trends-Report-No.35-March-2015.pdf

 

[1] http://www.un.org/es/events/elimination-of-sexual-violence-in-conflict/index.shtml

[2] http://www.un.org/es/events/elimination-of-sexual-violence-in-conflict/background.shtml

[3] http://www.endvawnow.org/es/articles/1489-la-violencia-sexual-en-los-conflictos.html

[4] http://www.stoprapenow.org/

[5] http://campusiecah.org/www/F/WEB/Documento20_PaulaLuzuriaga.pdf

[6] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3093289/