Las elecciones en Africa, aparentemente símbolo de un cambio democrático

El año 2015 tiene una particularidad para el continente Africano, ya que, casi la mitad del mismo, va a celebrar las elecciones legislativas y presidenciales. Las elecciones libres y democráticas son necesarias para favorecer un buen cambio que puede contribuir al desarrollo sostenible de este continente.

Hace más de medio siglo que la mayoría de los países africano han obtenido la independencia. Desde entonces, en los años 90, la iniciación de la democracia multipartidista fue un instrumento primordial en este continente; pero   la mayoría de los estados africanos no la han conseguido en términos de gestión y dirección de elecciones libres, justas y transparentes. Las disputas electorales se han convertido en un “todo o nada” en la mayoría de los países africanos. Las elecciones mal gestionadas pueden llevar a un país al conflicto como en Kenia en 2007 o Costa de Marfil en 2010/11.

Compartir el poder (Power sharering) tampoco es una solución adecuada a la voluntad del pueblo como fue en Kenia y Zimbabwe en 2008. En este año 2015, algunos países africanos han celebrado elecciones presidenciales y legislativas como es el caso de Zambia, Islas Comoras, Santo Tomé & Príncipe   Guinee, Nigeria, Sudan y Togo. La mayoría se están preparando a celebrar las elecciones presidenciales/legislativas como en Etiopía, Burundi, Tanzania, Zambia, Costa de Marfil, Islas Mauricio, República Centroafricana, Burkina Faso, Guinea, Chad y Egipto. En otros países se celebrara las elecciones locales come en Angola, Benín, Madagascar, Mali y Marruecos. La RDC las ha pospuesto para 2016 debido a la inseguridad. En Sudan del Sur también, el país más joven de África, (se constituyó como tal en 2011), las alecciones han sido retrasadas hasta 2017 como consecuencia de la violencia.

Aunque estas elecciones constituyen una oportunidad para la consolidación de la gobernabilidad democrática en el continente, varias están teniendo lugar en países en conflicto o que han vivido la inestabilidad política en los años previos a las elecciones.

En los últimos tiempos pocos de estos países han luchado para implantar la democracia. Ahora lo que el mundo está esperando de todos los países es que demuestren el logro de las elecciones libres, justas, transparentes y creíbles que pueden traer un cambio pacífico y democrático para un buen desarrollo sostenible en África.

CONFLICTOS COMO SIMBOLO ANTI DEMOCRATICO EN ESTE CONTINENTE.

Las elecciones de 2015 están previstas mientras hay guerra abierta en algunos países o un conflicto indirecto en otros.

Dentro de los estados frágiles (caracterizados por el conflicto y la violación de los derechos humanos) recordamos los siguientes:

  1. NIGERIA

Nigeria, ha retrasado seis semanas la fecha inicial a causa de la crisis de Boko Haram y el riesgo de violencia electoral sobre todo en las regiones del Norte-Este de este país.

La violencia de Boko Haram ha causado desplazamientos, refugiados, la inseguridad socio-política y más muertos. Tampoco la Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC) ha enfrentado desafíos logísticos en dispensar tarjetas de votante a votantes registrados y a los desplazados- aproximadamente 1 millón- por ataques de Boko Haram.

El día 26 de abril fueron las elecciones presidenciales y la oposición ganó encabezada por Muhammadu Buhari, como castigo a Goodluck Jonathan ex presidente, quien perdió la popularidad   como consecuencia de los escándalos de corrupción, desempleo y su mediocre gestión de la crisis de Boko Haram.

  1. BURKINA FASO

Otros Estados como Burkina Faso han experimentado la violencia mientras se realizaban las elecciones. Antes de las elecciones de 2015, el Presidente Compaoré parecía dispuesto a hacer una oferta para un quinto mandato, con una enmienda constitucional. Esto provocó un levantamiento ciudadano que hizo renunciar a Compoaré a la Presidencia el 31 de Octubre de 2014 y salir del país. Unos días más tarde le sustituyó un gobierno militar que provocó protestas y el rechazo de la sociedad civil. En este momento, la sociedad civil y los partidos políticos consensuaron un año de transición con un gobierno civil bajo la presidencia del exministro de exteriores, Michel Kafondo, pero con una presencia fuerte del ejército. Aunque la situación se ha estabilizado por el momento, si las elecciones de octubre no se consideran fiables o si los militares intentan aferrarse al poder, los ciudadanos que han visto negados los derechos democráticos esenciales, pueden intentar otra vez cambiar el sistema.

  1. BURUNDI.

La oferta del actual Presidente Pierre Nkurunziza para un tercer mandato ha producido críticas antes de las elecciones del 26 de junio. Los críticos cuestionan la constitucionalidad de la medida, pero los partidarios de Nkurunziza sostienen que fue elegido por la legislatura y no el voto popular para su primer mandato, manteniendo así la extensión de los límites constitucionales. Los partidos de oposición también han acusado al gobierno de interferir en el proceso de registro de votantes y consideran que es un desafío a los acuerdos de Arusha.

Según Amnistía Internacional, el partido gobernante ha cortado las libertades y los derechos civiles y los políticos de la oposición así lo confirman.

El 13 mayo un grupo de militares organizó un intento de golpe de Estado para intentar derrocar el Presidente Pierre Nkurunziza mientras estaba en una cumbre en Tanzania para discutir la crisis con los líderes regionales. Estaba obligado a regresar a casa y algunos autores del golpe de estado fallido fueron detenidos.

Actualmente, según los medios de comunicación, las protestas siguen en el país después de 45 días, hay 36 muertos y decenas de heridos, más de 105.000 refugiados que están en los países vecinos y la inseguridad sigue en el país.

Varios líderes internacionales, la comunidad internacional incluida, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Unión Europea, la Unión africana, los Estados Unidos, dicen que las elecciones deben ser retrasadas debido a la violencia. Bélgica su ex colonizadora y otros donantes vienen de suspender la ayuda para organizar las elecciones.

  1. REPÚBLICA CENTROAFRICANA

Dos de los grupos armados Séléka y anti-Balaka han establecido los acuerdos políticos, pero su compromiso con la paz y los procesos electorales es cuestionable.

La violencia y la falta de fondos han retrasado las alecciones presidenciales, previstas para principio del 2015, hasta el mes de Agosto. Las elecciones parlamentarias están previstas para el mes de Julio. Problemas de seguridad en curso, han planteado dudas sobre si las elecciones no tendrían que retrasarse, una vez más, para dar tiempo al desarme.

Además de los problemas planteados por las instituciones del estado débil e incapacitado, la logística electoral es un problema. La inscripción de votantes está atrasada debido a cuestiones de seguridad, la falta de personal y falta de documentación. Según un informe del Instituto para estudios de seguridad (IES), el rodillo del votante será el aspecto más problemático de las elecciones: el último censo nacional se llevó a cabo en 2003, esto significa que hay poca claridad en cuanto a la población actual del país. Y muchos de los registros de nacimientos y muertes fueron destruidos en el avance de Séléka.

  1. SUDAN DEL SUR Y SUDAN

Otro reto que preocupa es el de la celebración de las primeras elecciones de Sudán del Sur desde que obtuvo su independencia en 2011; programadas inicialmente para junio, han sido retrasadas hasta 2017 como consecuencia de la violencia.

Por otra parte en Sudan, en febrero de 2015, el Consenso de las fuerzas nacionales – una alianza de los principales partidos de la oposición y la sociedad civil y los grupos rebeldes – firmaron la llamada declaración a Sudán. El grupo buscaba la reforma democrática: una apertura del espacio político, un gobierno de transición para supervisar las elecciones y un traslado del autoritarismo a la democracia. Sin embargo, Bashir se ha mostrado intransigente.

El lunes día 27 de abril el Presidente de Sudán Omar al-Bashir fue reelegido con el 94,5 % de los votos en las encuestas que él había preparado ampliamente para ganar. Lo dijo la Comisión Nacional Electoral.

La misión de observación electoral de la Unión Africana dijo que hubo una “escasa participación de votantes en todo”.

El jefe de la Comisión Nacional Electoral dijo que la participación fue 46.4 por ciento a través de los cuatro días de votación, en el que los representantes del parlamento nacional del estado también fueron elegidos.

La polémica votación ya ha suscitado críticas internacionales, como los Estados Unidos, Gran Bretaña y Noruega criticando a Sudán por su “incapacidad para crear un ambiente de elecciones libres, justas y favorables”.

  1. TOGO.                          

El presidente de Togo, Faure Ñasingbe, cuya familia gobierna el país desde hace 48 años, volvió a ganar las elecciones del pasado día 25 de abril con el 58,75 % de los votos.

En Lomé, capital de Togo, las protestas callejeras llevan ya unos dos años. Últimamente, en el punto de mira de los manifestantes se encuentra, el presidente Faure Gnassingbé, un jefe de Estado que lleva ya dos mandatos, desde 2005, en el poder. La ira popular se resume en la frase “cincuenta años de Gnassingbé ya son suficientes”, dado que Faure es hijo del general Eyadema, quien fuera presidente dictatorial del país entre 1967 y 2005. Haciendo oídos sordos a estas demandas, aspira a seguir ocupando el sillón presidencial, para lo que cuenta con amparo legal puesto que la Constitución no contempla ningún límite en el número de mandatos.

La oposición, ha denunciado irregularidades generalizadas, como en 2005 donde la oposición denunció un “fraude masivo” y se produjeron disturbios en los que hubo medio millar de muertos y miles de desplazados que se refugiaron en los países vecinos, Ghana y Benín.

  1. LA REPUBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO.

El día 23 de enero de 2015 el senado de la RDC retiró la enmienda electoral que provocó las protestas ciudadanas.

Tras una semana de protestas, la ley se aprobó en el Senado pero sin la polémica cláusula, por lo que el censo electoral se realizará de acuerdo con “los datos demográficos disponibles”, Partidos de la oposición y grupos de derechos humanos habían advertido que la vinculación del censo a las elecciones era una artimaña del actual presidente congoleño, Joseph Kabila, para intentar mantenerse en el poder, ya que se encuentra en su segundo mandato y según la Constitución no puede presentarse a la reelección.

Mientras tanto, un informe de un grupo de expertos de la ONU, ha dejado al descubierto la sofisticada red de apoyo, a nivel material, de financiación y de reclutamiento, que permite la supervivencia de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), uno de los grupos rebeldes que operan en Kivu del Norte al este de la RDC.

El informe de la ONU señala que los diferentes grupos armados en el este del país se financian en parte con el saqueo de los recursos naturales locales (coltán, oro, madera, o casiterita, que luego venden en los mercados internacionales con la ayuda de redes de traficantes internacionales que transitan por los países vecinos. Las guerrillas congoleñas son interlocutores de actores internacionales, públicos y privados, y no sólo un fenómeno local dado que disponen, –en el caso de la ADF ha sido probado–, de redes que se extienden desde su país hasta Uganda, Ruanda e incluso Reino Unido. El ADF, responsable de varias violaciones de los derechos humanos, se ha beneficiado de la trasferencia de fondos internacionales.

Las elecciones en RDC están previstas para 2016 mientras que la inseguridad sigue siendo un desastre en el Este de este país.

Sin embargo no es solo la RDC quien intenta modificar la constitución o hacer una enmienda que permita a los líderes africanos permanecer en el poder. En Uganda, debido a la demanda del Presidente, en 2005, el Parlamento ha aprobado el levantamiento de los límites del mandato presidencial en la Constitución con el fin de permitir al Presidente Yoweri Museveni permanecer en el poder a pesar de que gobierna el país desde 1986 (29 años).

Este mismo escenario se está reproduciendo en Ruanda; el Presidente Paul Kagame desde 1994, como hombre fuerte de Ruanda, ocupaba el puesto de Vice-Presidente, fue autonombrado Presidente de transición en 2000, y elegido como Presidente en 2003 y 2010. Su segundo mandato se acabará en 2017 y ya ha comenzado la campaña de enmienda de la constitución, que prohíbe el tercer mandato al presidente, para que le permita continuar sin limitación de mandatos. En sus discursos tiene la estrategia de decir que es el pueblo que desea su permanencia en el poder, mientras que los partidos de la oposición no tienen nada que decir por falta de un espacio político. Los líderes que intentan crear los partidos políticos son aniquilados, otros están encarcelados injustamente, otros están perseguidos y arrestados arbitrariamente, y otros han optado por huir del país y están en el exilio desde donde condenan esta política de la dictadura totalitaria que reina en Ruanda.

LECCION APRENDIDA.

Las elecciones de Nigeria en marzo 2015 han marcado la historia y han abierto el buen camino a la democracia del país más poblado y que tiene la mayor economía del continente Africano.

Muhamadu Buhari se acaba de convertir en el primer candidato opositor que gana las presidenciales en Nigeria.

“Desde la independencia en 1960 ha habido muchos golpes de estado y la mayoría de las elecciones habían sido amañadas. Por supuesto, habrá muchos disgustados con el resultado, pero lo sucedido es una señal de que se profundiza la democracia”.

En cualquier caso, como señala el corresponsal de la BBC en Nigeria, Will Ross, se trata de un hecho de “enorme importancia histórica” pues nunca antes un presidente que concurría a la reelección había salido derrotado.

El gesto del presidente saliente de reconocer su derrota parece alejar del horizonte la posibilidad de que se produzcan disturbios postelectorales como los ocurridos en 2011 tras la última derrota de Buhari frente a Jonathan –que se saldaron con unos 800 muertos– No obstante las autoridades siguen alerta.

En todo caso, ni los problemas técnicos con los carnés electorales ni los ataques de Boko Haram han logrado alterar unas elecciones en las que los observadores internacionales no han detectado un intento de “fraude sistemático” y que pasarán a la historia de Nigeria como las de su primera alternancia democrática.

Para mejorar la integridad electoral los donantes deberán proponer un convenio con el estado concernido que cumplirá el objetivo sobre todo de concienciar y de educar los votantes.

La comisión de observación electoral, a pesar de declarar que las elecciones fueron libres y justas, dice que deben enfatizar sus esfuerzos en la observación de los principios democráticos durante la campaña así como en el período de las elecciones

Entre otros deben observar los principios siguientes:

  1. La plena participación de los ciudadanos en el proceso político;
  2. La libertad de asociación;
  3. Tolerancia política;
  4. Igualdad de oportunidades para todos los partidos políticos para acceder a los medios de comunicación estatales;
  5. Igualdad de oportunidades para ejercer el derecho a votar y ser votado;
  6. La independencia de la judicatura y la imparcialidad de las instituciones electorales;
  7. Educación de los votantes;
  8. La aceptación y el respeto de los resultados electorales de los partidos políticos proclamados haber sido libres y justas por las autoridades electorales nacionales competentes conforme a la ley de este país.
  9. El desafío de los resultados de las elecciones deber proseguir según prevista en la Ley del estado.

Finalmente todos los partidos políticos deben abstenerse de recurrir a la violencia e intimidación antes, durante y después de las elecciones y apoyar activamente las condiciones para un proceso de elecciones pacíficas, oportunas, creíbles e incluyentes.

(ANEXO: LA PERMANENCIA EN EL PODER)

 

Un buen número de líderes, incluyendo muchos presidentes subsaharianos parecen interesados en la idea de extender su estancia en el poder.

Dentro de los ancianos en el poder a la cabeza están los siguientes:

Paul Biya – Cameroon (39 años) (desde 1975 como el Primero Ministro y después Presidente)

Teodoro Obiang Nguema, Presidente de Guinea Ecuatorial, desde 1979 (36 años).

José Eduardo dos Santos, Presidente de Angola desde 1979 (36 años)

Robert Mugabe, Presidente de Zimbabwe desde 1980 (35 años)

Yoweri Museveni, Presidente de Uganda desde 1986(29 años)

Omar al-Bashir, Presidente de Sudan desde 1989 (26 años)

Idriss Déby, Presidente de Chad desde 1990 (25 años)

Isaias Afwerki, Presidente de Eritrea desde 1991 (24 años)

Yahya Jammeh, Presidente de Gambia desde 1994 (21 años)

Denis Sassou Nguesso, Presidente de la República de Congo desde 1997 (18 años)

Abdelaziz Bouteflika, Presidente de Algeria desde 1999 9(6 años)

Ismaïl Omar Guelleh , Presidente de Djibouti desde 1999 (15 años)

Paul Kagame, Presidente de Ruanda desde 2000 (15 años)

Joseph Kabila, Presidente de la   República Democrática del Congo Presidente desde 2001 (14 años)

José Maria Neves Primero Ministro de Cabo Verde desde 2001 (14 años)

Abdelkader Taleb Omar Primero Ministro de la República Árabe Saharaui Democrática desde 2003 (11 años)

James Michel, Presidente de Seychelles desde 2004 (11 años)

Faure Gnassingbé, Presidente de Togo desde 2005 (10 años)

Salva Kiir Mayardit , Presidente de Sudan del Sur desde 2005 (10 años)

Pierre Nkurunziza, Presidente de Burundi desde 2005 (10 años).

CYPRIEN M. NTEZIMANA

Asociación de los ciudadanos del mundo por la Paz y el Desarrollo, Maendeleo

Anuncios

Acerca de grupoproafrica

El “Grupo pro África” nace el 4 de octubre de 2005 en un encuentro convocado por el Foro Rural Mundial-World Rural Forum en la Granja Modelo de Arkaute (Álava). Se reunieron ocho ONGD, que trabajan en África, para compartir experiencias e impresiones sobre su cooperación al desarrollo en el continente africano. En febrero del año 2017 somos 18 las ONGD las que formamos parte del Grupo.
Esta entrada fue publicada en Articulo de interés. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las elecciones en Africa, aparentemente símbolo de un cambio democrático

  1. maría dijo:

    Qué significa la D al final de ONG?

  2. Pingback: TAU Fundazioa participa activamente en el Grupo ProÁfrica | Gipuzkoa Solidarioa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s