¿Es posible Eliminar el Paludismo?

En los objetivos de salud de los objetivos de la agenda mundial del desarrollo sostenible, se habla de la erradicación de ciertas enfermedades tropicales, o de la eliminación de las grandes pandemias. La eliminación de la malaria o paludismo se enmarca dentro del objetivo tres de eliminar las principales enfermedades como la tuberculosis, el sida, y otras enfermedades olvidadas para el 2030.

El paludismo es casi tan antiguo como la humanidad, los síntomas del paludismo se describen ya los antiguos escritos médicos chinos. Pero solo seria hasta los primeros años del siglo XX que se descubrieron las cuatro variedades de parásitos transmitidas por el mosquito hembra de los anopheles. El P. falciparum es el parásito del paludismo más mortal y prevalente en el África subsahariana, representando el 99% de los casos estimados de paludismo en 2016. Fuera de África, P. vivax es el parásito predominante en las Américas, representa el 64% de los casos de paludismo, y está por encima del 30% en las regiones del Asia Sudoriental y por encima del 40% en el Mediterráneo Oriental

Con estos antecedentes históricos tan remotos la pregunta que uno se hace es ; ¿es posible eliminar el paludos de aquí al 2030?

A nivel mundial, cada vez más países avanzan hacia la eliminación: en 2016, 44 países informaron menos de 10.000 casos de paludismo, en comparación con 37 países en 2010. Dos países Kirguistán y Sri Lanka fueron certificados por la OMS como libres de paludismo en 2016. Además en ese mismo año, la OMS identificó 21 países con potencial para eliminar el paludismo para el año 2020. Sin embargo, si bien algunos de estos países siguen encaminados a lograr sus objetivos de eliminación, 11 han informado aumentos en casos autóctonos de paludismo desde 2015, y 5 países informaron un aumento de más de 100 casos en 2016 en comparación con 2015.

¿Cuantos casos  hay de paludismo en el mundo?

En 2016, se estima que hubo 216 millones de casos de paludismo en todo el mundo en comparación con 237 millones de casos en 2010  y 211 millones de casos en 2015. La mayoría de los casos de paludismo en 2016 se registraron en la Región de África de la OMS (90%), seguidos por la Región de Asia Sudoriental de la OMS (7%), 15 países, todos en el África subsahariana, excepto India, tuvieron el 80% de la carga mundial de paludismo.

La tasa de incidencia estimada  del paludismo disminuyó en un 18% a nivel mundial, de 76 a 63 casos por cada 1000 habitantes en riesgo, entre 2010 y 2016. La región de Asia Sudoriental registró el mayor descenso (48%) seguido de las Américas (22%) y la región africana (20%).

La mortalidad causada por el paludismo sigue los mismos patrones que su distribución geográfica. Entre 2015 y el 2016 a nivel mundial, el número de muertes esta establecido alrededor de los 445000 muertes estimadas  con la región Africana sufriendo el 91% de todas las muertes por paludismo, seguida de la región de Asia Sudoriental (6%).

Pero si estas cifras del 2016 las comparamos con el 2010 todas las regiones registraron reducciones en la mortalidad, con la excepción de la región del Mediterráneo Oriental, donde las tasas de mortalidad se mantuvieron prácticamente sin cambios en éste período.

¿Cuales son las medidas necesarias para llegar a su eliminación?

La eliminación del paludismo como una enfermedad importante a nivel mundial se basa sobre tres pilares fundamentales que son el acceso rápido al diagnóstico al tratamiento de las personas afectadas y la prevención de las picaduras de mosquito a través la prevención con quimioprofilaxis o mosquiteros  y la eliminación de los vectores.

Un estimado de 409 millones de tratamientos de terapia combinada basada en artemisinina (TCA) fueron adquiridos por los países en 2016, un aumento comparado con 311 millones en 2015. Se informó que más del 69% de estas adquisiciones se hicieron por el sector público

Entre 2014 y 2016, los fabricantes informaron de que un total de 582 millones de mosquiteros tratados con insecticida (MTI) han sido entregados en todo el mundo. De esta cantidad, se entregaron 505 millones de MTI en el África subsahariana, en comparación con 301 millones de mosquiteros durante los tres años anteriores (2011-2013), el 75% de los MTI se distribuyeron a través de campañas de distribución masiva.

¿Cuanto se  invierte para el paludismo?

En 2016, los gobiernos de países con paludismo endémico y socios internacionales invirtieron aproximadamente 2,7 mil millones de dólares estadounidenses para el control de paludismo y esfuerzos de eliminación a nivel mundial.

La mayoría de los recursos (74%) se invirtieron, en 2016, en la región de África de la OMS, seguido por la región de Asia Sudoriental (7%), el Mediterráneo Oriental y la región de las Américas (cada uno con 6%) y el Pacifico Occidental (4%). Más de la mitad (57%) de los recursos en 2016 se canalizaron a través del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo (Fondo Mundial).

¿Cuales son los desafíos para lograr un mundo libre de paludismo?

Algunos de los desafíos que obstaculizan las capacidades de los países para mantenerse en el buen camino y avanzar hacia la eliminación incluyen: falta de financiamiento internacional y doméstico sostenible y predecible; los riesgos planteados por conflictos en zonas endémicas de paludismo; patrones climáticos anómalos; la aparición de resistencia parasitaria a medicamentos antipalúdicos; y la resistencia de los mosquitos a los insecticidas, entre otros.

Si bien se ha detectado resistencia a múltiples fármacos, que incluye la resistencia (parcial) a las artemisininas y los medicamentos asociados, en cinco países de la subregión del Gran Mekong, se ha producido una reducción masiva en el número de casos y muertes por paludismo en esta subregión. El monitoreo de la eficacia de los medicamentos antipalúdicos ha dado lugar a una actualización rápida de las políticas de tratamiento en la subregión. En África, hasta la fecha no se ha reportado ninguna resistencia (parcial) a la artemisinina.

De los 76 países con paludismo endémico que proporcionaron datos de 2010 a 2016, se detectó resistencia a al menos un insecticida en un vector de paludismo de un sitio en 61 países. En 50 países, se informó resistencia a 2 o más clases de insecticidas.

La resistencia a los piretroides, la única clase de insecticida actualmente utilizada en los mosquiteros tratados con insecticidas, está muy extendida. La prevalencia de resistencia confirmada a piretroides difirió entre las regiones, y fue más alta en las regiones de la OMS de África y del Mediterráneo Oriental, donde fue detectada en vectores de paludismo en más de dos tercios de todos los sitios evaluados.

Los mosquiteros tratados con insecticidas siguen siendo una herramienta muy efectiva para el control del paludismo, incluso en áreas donde los mosquitos han desarrollado resistencia a los piretroides, como se puso de manifiesto en un gran estudio de evaluación multinacional de 5 países coordinado por la OMS entre el año 2011 y 2016, en el cual no se encontraron pruebas de una asociación entre la carga de la enfermedad del paludismo y la resistencia a los piretroides en las áreas de estudio.

Epidemiólogo colaborador de Asociación Africanista Manuel Iradier

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s