Hondamendiak Murrizteko Nazioarteko Eguna

Ibrahimek hamabi urte ditu eta Maliko herrixka batean bizi da. Aitari laguntzen dio artzaintzan, hogei ahuntzez osaturiko artaldea baitute familian. Duela urtebete utzi zuen eskola, azken lehortearen ondoren. Lehorteak etxe guztietako aletegiak agortu eta animalia askoren heriotza eragin zuen. Ondorioz, beste horrenbeste animalia saldu behar izan zituzten, nola edo hala, artoa prezio neurrigabeetan erosteko, arreba desnutrizio akutuaren eraginez hil ez zedin eta, bide batez, familia osoak jan zezan.

Egoera hori oso ohikoa da Afrikako herrialde askotan, eta planeta osoan ondorio dramatikoak eragiten dituzten beste asko gehi dakizkioke. Gainera, horrelako egoerak izugarri ugaritu dira azken urteetan, eta larritasuna ere erruz areagotu da. Egoera horiek gatazken, krisi ekonomikoen, uholdeen, lurrikaren eta abarren ondorio izaten dira eta pertsonarik zaurgarrienei eragiten diete, baliabiderik ez duten ─ez ekonomikoak bakarrik─ biztanleei. Izan ere, guztiz baztertuta geratzen dira, berriz hasteko gaitasunik gabe, eta horrek are zaurgarriago bihurtzen ditu. Hondamendiek giza bizitza asko eramaten dituzte berekin, eta garapen-urteak ere bai, den-dena galtzen baitute segundo, minutu edo ordu gutxitan.

Arriskua honako hiru aldagai hauek osatzen dute: mehatxuak (geologikoa, hidrometeorologikoa, biologikoa, teknologikoa, ingurumenekoa), zaurgarritasunak (soziala, ekonomikoa, fisikoa eta ingurumenekoa) eta gaitasunak (aurrea hartzeko, xurgatzeko, egokitzeko eta eraldatzeko). Gizaki guztiok dugu hondamendirik ez jasateko eskubidea… Baina denok ez gara berdinak hondamendien aurrean! Zaurgarritasuna esposizio- eta sentsibilitate-adierazleen arabera neurtzen da: bi pertsona modu berean egon daitezke hondamendi baten eraginpean (Ibrahim eta bere amona, adibidez, lehorte beraren eraginpean egon dira beren herrixkan), baina denok ez ditugu hondamendiaren ondorio berak jasango (Ibrahimen amonak mugikortasun-arazoak edo gaixotasunak izan ditzake eta, beraz, ezin izango dio Ibrahimek bezala aurre egin elikagairik eta urik ezari). Sentsibilitate desberdina dute.

Egia da ezin ditugula saihestu jatorri naturala edo gizatiarra duten hondamendiak, baina aurre egiteko prest egon gaitezke, gure bizitzetan sor ditzaketen ondorioak txikiagotzeko eta berriz hasteko indarra izateko. Horrela, gizakiok ez gara horren zaurgarriak izango eta hondamendien inpaktua murriztu egingo da. Erresilienteagoak izatea lortuko dugu.

Sigue leyendo

Anuncios

En el Día Internacional de la Reducción de Desastres

Ibrahim tiene doce años y vive en una aldea maliense. Ayuda a su padre en el pastoreo del rebaño familiar compuesto por veinte cabras. Hace un año dejó la escuela tras la última sequía que agotó los graneros de los hogares, causó la muerte de varios animales y la venta desesperada de otros tantos para poder comprar mijo a precios desorbitados y así, evitar la muerte de su hermana por desnutrición aguda y de paso, poder llenar el estómago toda la familia.

Esta escena, habitual en tantos países africanos se puede unir a otras tantas con dramáticas consecuencias en el planeta, escenas que han aumentado alarmantemente en los últimos años, al igual que su gravedad. Situaciones fruto de conflictos, crisis económicas, inundaciones, terremotos, … que afectan a las personas más vulnerables, aquellas sin recursos, no solo económicos, que quedan abandonadas a su suerte, sin capacidad de empezar de nuevo, lo que las torna más vulnerables todavía. Los desastres se llevan por delante, además de vidas humanas, también años de desarrollo que se desvanecen en segundos, minutos u horas.

Los riesgos se componen de tres variables: la amenaza (geológica, hidrometeorológica, biológica, tecnológica, ambiental), la vulnerabilidad (social, económica, física, ambiental) y la capacidad (anticipación, absorción, adaptación y transformación). Toda persona tiene derecho a no sufrir desastres… pero ¡no todos somos iguales ante un desastre! La vulnerabilidad se expresa en términos de exposición y sensibilidad: si bien dos personas pueden estar expuestas de la misma forma a un desastre (Ibrahim y su abuela ante la sequía en su pueblo tienen la misma exposición), no todos vamos a sufrir las mismas consecuencias del desastre (la abuela de Ibrahim quizás tenga problemas de movilidad o enfermedades que no le permiten afrontar la escasez de alimentos y de agua de la misma forma que Ibrahim). Tienen distinta sensibilidad.

Es cierto que no podemos evitar las amenazas de origen natural y humano, pero sí tenemos capacidad de estar preparados para afrontarlas, minimizar la repercusión sobre nuestras vidas y contar con las fuerzas para comenzar una vez más. Solo así las personas, seremos menos vulnerables y el impacto de los desastres será menor. Solo así seremos más resilientes.

Según Naciones Unidas, en los últimos 15 años, 3000 millones de personas se han visto afectadas por desastres naturales. Solo en 2017 se contabilizaron más de 310 desastres, mientras que entre 2007 a 2016 fueron 354. Este mismo año, las pérdidas económicas por desastres en el mundo han superado los 310 mil millones de dólares[1]… dinero que se dejó de invertir en desarrollo. Según el Banco Mundial, estas pérdidas empujan cada año a 26 millones de personas a una situación de pobreza. Las personas afectadas pierden de forma repentina a sus seres queridos, sus hogares, sus pertenencias, sus medios de vida, sus recuerdos; las familias se separan; los niños y niñas interrumpen su educación, y en ocasiones hasta son víctimas de explotación infantil, de trabajo forzoso… Actuar frente a los desastres es enfrentarnos con realidades, a veces crudas, de traumas psicológicos, desnutrición, enfermedades…

Sigue leyendo

Ekidin daitekeen itsutasunaren aurka, emakumeak ahaldunduz

«Ekidin daitekeen itsutasuna desagerraraztea agindu moral eta ekonomikoa da», Serge Resnikoff irakaslearen hitzetan. Osasun publikoan eta begi-osasunean aditua eta Itsutasuna Prebenitzeko Nazioarteko Agentziako batzarkidea da. Esaldi horrek esanahi berezia hartuko du, urtero bezala, urriko bigarren ostegunean, Ikusmenaren Nazioarteko Egunean, alegia.

Gaur egun, teknikak eta tratamenduak ditugu berez itsuak ez diren pertsonak ikusmenik gabe ez geratzeko. Baina begietako osasun-arreta ez dago guztion eskura eta egoera prekario hori betikotzen ari da. Gainera, aurreikuspenen arabera, datozen urteetan itsutasunak nabarmen egingo du gora, munduko biztanleriaren hazkundea medio eta miopia, diabetesa eta beste patologia batzuk zabaldu egingo direlako.

Gure ingurune erosoan zaila da ulertzea herrialde behartsuetan bizi duten egoera; izan ere, gurean, betaurreko berriak erosten ditugu lehengoak modan ez daudelakoan, kolorezko lentillak erabiltzen ditugu eta arazorik gabe egiten dizkigute kataratak kentzeko edo miopia ezabatzeko ebakuntzak.

Munduan 253 milioi pertsona itsuak dira edo ikusmen-desgaitasun larria dute; horietatik % 90 herrialderik pobreenetan bizi da eta % 55 emakumea da. Proportzioan, Afrikan % 73 gehiago dira itsutasuna edo ikusmen-desgaitasuna duten pertsonak, egoera hobean dauden beste eskualde batzuekin alderatuta.

«Ekidin daitekeen itsutasuna» esamoldea ez da apenas erabiltzen lehen munduan. Gurean, inork ikusmena galtzen badu, horren aurkako erremediorik ezagutzen ez delako izaten da. Garatzeko bidean dauden herrialdeetan egoera oso bestelakoa da: itsutasun-kasuen % 75 sendatu edo prebentzioaren bidez erraz ekidin daiteke, eta horien herena, gutxienez, operatu gabeko kataraten ondorioa da.

Afrikako herrialde askotan normaltzat jotzen dute zahartzaroan itsua izatea, adinaren kontua omen delakoan, eta jende askok ez daki ekidin egin daitekeenik. Gainera, Afrikako herrialde batzuetan, esaterako Mozambiken, osasun-sistema publikoa egon badagoen arren, katarata-ebakuntzak egitea eta begien osasun-arreta integralerako sistema ezartzea ez dira lehentasunak; hein handi batean, GIB edo malaria kasuetarako tratamenduak finantzatu beharrean daudelako, arazo horiek premiazkoagoak iruditzen baitzaizkie.

Emakumeek, familiaren zaintzaile eta ardatz izanik, gizonek baino begietako osasun-arreta gutxiago jasotzen dute pazienteak direnean Sigue leyendo

Contra la ceguera evitable, empoderamiento femenino

“La eliminación de la ceguera evitable es un imperativo moral y económico”, en palabras del  experto en salud pública y salud ocular, y miembro de la junta de la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera Prof. Serge Resnikoff. Y especialmente  cada segundo jueves octubre,  Día Mundial de la Visión.

A día de hoy, conocemos las técnicas y los tratamientos para evitar que haya personas innecesariamente ciegas en el mundo; sin embargo, la precariedad en el acceso a la atención ocular se perpetúa y, aún peor, las previsiones auguran un incremento significativo de la ceguera durante los próximos años por causa del aumento de la población mundial y del avance de patologías como la miopía o la diabetes.

Desde nuestro cómodo entorno, en el que muchos cambiamos de gafas cuando las vemos pasadas de moda, o usamos lentillas de colores, y en el que no tenemos problemas para operarnos de cataratas o eliminar la miopía, cuesta entender cómo es la situación en lugares desfavorecidos.

En el mundo hay 253 millones de personas ciegas o con discapacidades visuales severas, de las cuales el 90% vive en los países más pobres, siendo mujeres el 55%. Y África tiene proporcionalmente un 73% más de personas ciegas o con discapacidad visual que otras regiones más favorecidas.

La expresión “ceguera evitable” no se utiliza apenas en el primer mundo ya que si alguien pierde la visión es porque realmente no existe un remedio conocido. Bien diferente es en los países en vías de desarrollo: el 75% de los casos de ceguera se podría curar o prevenir fácilmente y, de éstos, al menos un tercio son debido a cataratas no operadas.

En muchos países de África, envejecer con ceguera se considera algo normal y propio de la edad y mucha gente no sabe que se puede evitar. Además, a pesar de que el sistema sanitario de algunos países africanos es público, como es el caso de Mozambique, no se consideran prioritarias las  operaciones de cataratas ni el establecimiento de un sistema de atención ocular integrado, en buena parte porque se ven obligados a financiar tratamientos como los del VIH o la malaria, por considerarlo más urgente.

Las mujeres, cuidadoras y eje de la familia, cuando son pacientes reciben menos atención ocular que los hombres Sigue leyendo

«Dena ez da zilegi elkartasunaren eta asmo onen izenean»

Ana Martin AransayAna Martín Aransayk eskarmentu handia du Afrikan kooperante-lanetan. Azken urteotan Beninen, Konakryn eta Kongoko Errepublika Demokratikoan aritu da, Africanista Manuel Iradier eta Farmamundi erakundeen jardunaren baitan. Gaur egun Ruandan bizi da, Arabako eta Bizkaiko medicusmundi erakundearen atzerriratu gisa. Kooperantearen Egunean, berarekin aritu gara lankidetzari eta garapenari buruz zer uste duen jakiteko.

  • Zerk eraman zintuen lankidetzaren alorrera?

Ez dakit nola azaldu, imajinatzen dut gizarte-alorreko lanerako bokazioa dudala eta ikasketak ere ildo horretarantz bideratu nituen; gero, atzerrian esperientzia batzuk izan ondoren, lanean hasi eta profesionalki horretan aritzeko aukera izan nuen.

Garapenerako lankidetza tresna erabilgarria izan daitekeelakoan nago, alde batetik ahalduntze-prozesuak bultzatzeko eta, beste alde batetik, pertsonen bizi-kalitatea hobetu eta elkarrekiko ezagutza eta errespetua ahalbidetuko duten prozesuak bultzatzeko.

  • Zer da zure ustez elkartasuna? Nola definituko zenuke?

«Elkartasuna» hitza gehiegi erabiltzen da eta ez dakit oso ondo zer esan nahi duen. Berdin erabiltzen dute kafe-marka bat sustatzeko edo dirua biltzeko jaialdi bat antolatzeko. Nire ustez, lankidetza-proiektu eta -ekintzak ez dira elkartasunean oinarritzen. Badugu esaterik osasun- eta hezkuntza-zerbitzuak elkartasunean oinarritzen direla? Nire iritzian, ekimen horiek harago jo behar dute, eta «elkartasuna» terminoa gainditu. Bestelakoa da kontua: justizia soziala, emakume eta gizonen arteko aukera-berdintasuna, eta gainerako pertsonen ongizatearen edota etorkizuneko belaunaldien bizkarretan oinarrituko ez den giza garapen iraunkorra sustatzea.

Beste alde batetik, ez dut uste lankidetzaren alorrean ari garenok gainerakoak baino solidarioagoak garenik, azken batean esparru jakin bateko profesionalak gara eta. Egiten den lanaren kalitatea baloratzea da kontua: badira lankidetzako ekintza «solidarioak», garatzen diren lekuetan inpaktu negatiboa dutenak baina, solidarioak direnez, erantzukizunik eskatzen ez zaienak. Hori txarto dago; nire ustez, lankidetzako ekimenak ikuspegi kritikoz aztertu behar ditugu; dena ez da zilegi elkartasunaren eta asmo onen izenean. Sigue leyendo

“En nombre de la solidaridad y de las buenas intenciones no todo vale”

Ana Martin Aransay

Ana Martín Aransay cuenta con una amplia experiencia como cooperante en África. En los últimos años ha trabajado en Benín, Guinea Conakry y República Democrática del Congo, dentro de la Africanista Manuel Iradier y Farmamundi. En la actualidad reside en Ruanda como expatriada de medicusmundi Araba y medicusmundi Bizkaia. En el Día del Cooperante, charlamos con ella para que nos aporte su punto de vista sobre la cooperación y el desarrollo.

  • ¿Qué te llevó a trabajar en el mundo de la cooperación?

No lo sabría explicar, supongo que tengo cierta vocación por el trabajo en el ámbito social y orienté mis estudios en este sentido; luego, tras varias experiencias en el extranjero, tuve la oportunidad de trabajar y dedicarme profesionalmente a ello.

Creo que la cooperación al desarrollo es una herramienta más que puede ser útil para promover procesos de empoderamiento y acompañar procesos que mejoran la calidad de vida de las personas y que puede permitir también facilitar el conocimiento mutuo y el respeto.

  • ¿Qué es para ti la solidaridad? ¿Cómo la definirías?

La palabra “solidaridad” está tan manida que no sé muy bien qué significa. Lo mismo se utiliza para promocionar café que para hacer una fiesta de recaudación de fondos. En mi opinión, los proyectos y acciones de cooperación no se fundamentan en la solidaridad ¿Acaso podríamos decir que los servicios de salud y educación se basan en la solidaridad? Yo personalmente creo que estas iniciativas deben ir más allá y superar el término “solidaridad”, se trata de justicia social, de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, de promover un desarrollo humano sostenible que no se dé a costa del bienestar de otras personas o incluso de las generaciones futuras.

Por otra parte, no creo que las personas que trabajemos en el mundo de la cooperación seamos más solidarias que las que no, dado que somos profesionales de un ámbito concreto. La cuestión sería valorar la calidad del trabajo que se realiza: hay acciones “solidarias” de cooperación que tienen impactos negativos allá donde se desarrollan, pero, como son solidarias, no hay consecuencias. Esto está mal, en mi opinión, deberíamos mirar las iniciativas de cooperación con un enfoque crítico dado que en nombre de la solidaridad y de las buenas intenciones no todo vale.

  • ¿Qué papel juega la cooperación hoy en Ruanda?

Como ya he dicho anteriormente, la cooperación es una herramienta más, dentro de las diferentes estrategias y actores que promueven el desarrollo en Ruanda. Pero hay algo muy característico de Ruanda y es que las acciones de cooperación se realizan en estrecha coordinación con la administración pública y ésta lleva un registro riguroso de los actores internacionales, facilita la implicación de organizaciones locales y su coordinación.

Personalmente creo que también hay un lado negativo de la cooperación y es que todavía hay acciones que, por un lado, se perciben como un aporte de una sola parte -quién da y quién recibe- y por otro, se dirigen a intervenir en necesidades fijadas por el financiador y no por la población sujeto. Eso se traduce en paternalismo y relaciones de desigualdad entre las personas. Pero afortunadamente, cada vez hay más acciones que huyen de este tipo de “cooperación” y se orientan a un trabajo de calidad y en colaboración.

  • En la actualidad trabajas con varias cooperativas de mujeres. ¿Que supone trabajar específicamente con ellas?

Los tres pilares fundamentales del trabajo de las cooperativas de mujeres son, por un lado, la puesta en valor y el refuerzo de las capacidades internas de las personas miembro, por otro, la realización de actividades que generan ingresos y promueven su empoderamiento económico y finalmente, la apuesta por que las mujeres sean agentes de transformación social dentro de las comunidades.

Pero la apuesta principal es la continuidad de las acciones, -las cooperativas y mm llevan trabajando más de 10 años- y la convicción de que hay que facilitar procesos en los que las personas sean las protagonistas. Sigue leyendo

Obsolescencia humanitaria

19 de agosto, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

“Trabajar con los refugiados es tocar el fracaso del mundo en toda su crudeza”, palabras de Jaime Moreno – Servicio Jesuita compartidas por Pau Vidal – Servicio Jesuita para este artículo.

El 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para rendir tributo a mujeres y hombres que arriesgan sus vidas llevando ayuda humanitaria a otras personas, así como para apoyar a las personas afectadas por las crisis en todo el mundo. Millones de personas afectadas por los conflictos armados se ven obligadas a dejar sus hogares y a luchar cada día para encontrar comida, agua y refugio seguro; menores, niños y niñas, reclutados y utilizados para luchar; mujeres esclavizadas, abusadas y humilladas. La lista de la ignominia humana es mucho mayor. La otra cara de la moneda es la de la figura del personal humanitario, mujeres y hombres que son objeto de amenazas y se les impide llevar ayuda y asistencia a la población civil atrapada en un conflicto y que debe ser protegida.

En los últimos años estamos llegando a un triste récord en el número de personas desplazadas, refugiadas y víctimas mortales de los conflictos y con ello en las necesidades humanitarias que hay que cubrir. Triste récord en lo que parece una carrera por el insulto a la vida humana y donde lograr el primer lugar consiste solo en superar al conflicto anterior: desde la mediática Guerra de Biafra de 1967 con dos millones de población muerta y con la inanición de niños y niñas como deleznable icono de la época, hasta la silenciada guerra mundial africana que desde 1998 ha dejado a más de 6 millones de población congoleña asesinada en continuas masacres de los países vecinos por intereses puramente económicos (de ahí el silencio cómplice de la comunidad internacional).

Sigue leyendo